Países de Europa Más Caros Para Vivir

Paises caros para vivir

¿Cuáles son los países con más caros y más baratos para vivir?

La respuesta rápida está en esta tabla, con el coste promedio de la vida y la calidad de la misma en Europa en 2022:

Ranking País Índice del Coste de la Vida

Índice de Renta Per Índice del Coste de la Vida + Renta

Índice de Ultramarinos

Índice de Precios de Restaurantes

Poder Adquisitivo Local

1 Suiza 125.02 54.92 92.59 129.17 122.92 102.77
2 Noruega 103.56 36.91 72.72 99.51 106.72 73.55
3 Islandia 99.67 46.62 75.12 93.51 106.16 67.3
4 Jersey 94.43 64.03 80.36 78.51 96.55 77.12
5 Dinamarca 88.53 34.51 63.53 71.55 104.06 86.43
6 Luxemburgo 85.3 64.19 75.53 79.55 93.53 87.76
7 Países Bajos 78.93 38.24 60.1 67.45 80.31 76.65
8 Irlanda 78.55 45.34 63.18 64.98 80.96 71.58
9 Francia 77.59 27.07 54.22 75.99 75.39 76.36
10 Finlandia 76.35 27.81 53.89 66.4 81.93 80.11
11 Suecia 75.89 27.61 53.55 69.68 75.31 85.44
12 Bélgica 75.79 27.28 53.35 65.22 82.5 70.12
13 Austria 74.87 29.38 53.82 68.83 70.9 68.69
14 Malta 72.92 33.06 54.47 63.96 76.19 36.73
15 Reino Unido 70.64 33.03 53.24 57.34 76.16 77.47
16 Italia 69.99 22.12 47.84 60.7 74 54.3
17 Alemania 67.85 29.61 50.16 53.33 64 89.86
18 Grecia 58.38 13.3 37.52 46.17 54.53 35.95
19 España 56.64 23.19 41.16 47.36 56.63 58.5
20 Eslovenia 56.4 18.7 38.96 49.16 46.99 52.08
21 Croacia 55.18 14.5 36.36 48.44 46.86 39.83
22 Estonia 53.77 15.89 36.24 42.3 53.02 56.58
23 Portugal 50.65 21.97 37.38 40.87 42.54 40.54
24 Letonia 50.41 12.9 33.06 39.48 45.62 43.49
25 República Checa 48.2 18.79 34.59 42.57 35.41 54.8
26 Eslovaquia 47.32 17.51 33.53 41.92 37.8 45.65
27 Lituania 46.04 14.75 31.56 35.98 45.37 52.8
28 Hungría 42.26 12.79 28.62 35.8 34.48 47.41
29 Polonia 41.75 19.39 31.4 34.11 35.1 43.61
30 Montenegro 39.81 12.02 26.95 31.81 32.37 33.1
31 Bulgaria 38.67 9.56 25.2 34.25 30.59 39.49
32 Albania 37.73 8.6 24.25 30.88 28.08 25.59
33 Serbia 37.62 9.75 24.73 28.83 30.62 34.16
34 Bosnia y Herzegovina 36.95 7.32 23.24 31.17 25.48 38.94
35 Rumania 36.77 10.91 24.8 32.45 31.54 41.89
36 Rusia 36.76 15.3 26.83 30.79 37.17 35.53
37 Macedonia del Norte 32.76 6.69 20.7 27.64 22.01 29.92
38 Bielorrusia 31.58 10.21 21.69 27.12 32.46 29.87
39 Ucrania 31.2 11.57 22.12 26.5 25.35 30.28
40 Moldavia 30.72 8.93 20.64 24.48 27.29 29.44
41 Kosovo (territorio en disputa) 27.83 8.76 19 25.29 20.92 39.05

Datos obtenidos de Numbeo.com

Pero, y esta es la respuesta larga, para evaluar qué países te convienen más y saber qué esperar antes de dar el salto, necesitas entender cómo se construyen estos índices de calidad de vida VS el precio de las cosas.

Lee atentamente.

Definición y cálculo de los índices de coste de vida

El índice de coste de vida (excluido el alquiler o vivienda) es un indicador relativo de los precios de los bienes de consumo, incluidos los comestibles, los restaurantes, el transporte y los servicios públicos. El índice de costo de vida no incluye gastos de alojamiento como alquiler o hipoteca.

Si un país tiene un peso de 110 en el índice, significa que se ha estimado que es un 30% más caro que otro con un índice de 80 (excluyendo el alquiler).

El índice de renta es una estimación de los precios de alquiler de apartamentos en el país en comparación con un promedio de uno de los 41 países VS el promedio de todos ellos. Si el índice de alquiler es, por ejemplo, 60, significa que el precio de los alquileres en ese país es un 40% inferior que el que tiene un 100.

El índice de ultramarinos o de supermercado es una estimación de los precios de los alimentos, basados en valores de mercados.

El índice de restaurantes es una comparación de precios de comidas y bebidas en restaurantes y bares de ese país.

El índice del coste de vida + el alquiler es una estimación de los precios de los bienes de consumo, incluido el alquiler.

El poder adquisitivo local muestra la capacidad de compra de bienes y servicios en un país de Europa dado el salario neto promedio del mismo. Si el poder adquisitivo es de 60, esto significa que la población de ese país tiene un 40% menos de bienes y servicios, en promedio, que un país que tenga un poder adquisitivo de 100.

Conceptos básicos para entender los cambios del coste de la vida

La Inflación

La medida de inflación más comúnmente citada es el Índice de Precios al Consumidor (IPC) .

Los estadísticos calculan el IPC en base a los precios de una cesta fija de bienes y servicios que representa las compras de una familia promedio.

En los últimos años, se ha prestado considerable atención a un problema sutil: que el cambio en el costo total de comprar, en un cesta fija de bienes y servicios, a lo largo del tiempo, no es conceptualmente lo mismo que el cambio en el coste de vida , porque el el coste de vida representa cuánto le cuesta a una persona sentir que su consumo proporciona el mismo nivel de satisfacción o utilidad que en períodos previos.

Para comprender la distinción, imagina que durante los últimos 10 años, el coste del carro de la compra aumenta en un 25% y que tu salario también aumenta en un 25%.

¿Se ha mantenido constante tu nivel de vida personal? Sí.

Pero sólo si la compara es siempre la misma en cantidad y en calidad, es decir, si es una cesta fija y no cambiante con el tiempo.

Aquí surgen dos problemas: el sesgo de sustitución y el sesgo de calidad / bienes nuevos.

Cuando aumenta el precio de un bien, los consumidores tienden a comprar menos y a buscar sustitutos. Por el contrario, a medida que baja el precio de un bien, la gente tenderá a comprar más.

Este patrón implica que los bienes con precios generalmente en aumento tenderán a perder importancia con el tiempo en la cesta general de bienes que se utiliza para calcular la inflación, mientras que los bienes con precios a la baja tenderán a ser más importantes.

Considera, como ejemplo, un aumento en el precio de melocotones en 100€ por kilo. Si los consumidores fueran completamente inflexibles en su demanda de melocotones, esto conduciría a un gran aumento en el precio de los alimentos para los consumidores.

Alternativamente, imagina que las personas son absolutamente indiferentes a si tienen melocotones u otros tipos de frutas. Ahora, si los precios del melocotón suben esos 100€ el kilo, la gente cambiará completamente a otras opciones de frutas y el precio promedio de los alimentos no cambiará en absoluto.

Una carrito de la compra de de bienes fijo e invariable supone que los consumidores están obligados a comprar exactamente los mismos bienes, independientemente de los cambios de precio, lo que no es una suposición muy probable.

Por lo tanto, el sesgo de sustitución, el aumento del precio de una cesta fija de bienes a lo largo del tiempo, tiende a exagerar el aumento del coste de vida real del consumidor, porque no toma en cuenta que la persona puede sustituir bienes cuyos precios relativos han aumentado.

El otro gran problema al usar una cesta fija como base para calcular la inflación es cómo lidiar con la llegada de versiones mejoradas de bienes más antiguos o bienes completamente nuevos.

Considera el problema que surge si un cereal se mejora agregando 12 vitaminas y minerales esenciales, y también si una caja de cereal cuesta un 5% más. Claramente, sería engañoso considerar todo el precio más alto resultante como inflación, porque el nuevo precio refleja un producto de mayor calidad (o al menos diferente).

Idealmente, a uno le gustaría saber cuánto del precio más alto se debe al cambio de calidad y cuánto es simplemente un precio más alto.

Este tipo de cambios en el precio ocurren especialmente en el sector tecnológico, donde artículos como estos smartphones tienen una obsolescencia programada que hace que en pocos años bajen de precio y den paso a sus versiones mejoras.

Podemos pensar en un producto nuevo como una mejora extrema en la calidad, de algo que no existía a algo que sí. Sin embargo, la cesta de bienes que se fijó en el pasado obviamente no incluye los nuevos bienes creados desde entonces.

La cesta de bienes y servicios en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se revisa y actualiza a lo largo del tiempo, por lo que se incluyen gradualmente nuevos productos. Sin embargo, el proceso lleva algo de tiempo. Por ejemplo, los aparatos de aire acondicionador se vendieron ampliamente a principios de la década de 1950, pero no se introdujeron en el índice de precios al consumidor hasta 1964.

La videograbadora y la computadora personal estaban disponibles a fines de la década de 1970 y se vendieron ampliamente a principios de la de 1980, pero no entraron en los cálculos del IPC hasta 1987.

Para 1996 había más de 40 millones de dueños de teléfonos en los Estados Unidos, pero dichos teléfonos aún no formaban parte de la cesta de productos del IPC.

La llegada de nuevos productos crea problemas con respecto a la precisión de la medición de la inflación. La razón por la que la gente compra bienes nuevos, presumiblemente, es que los bienes nuevos ofrecen una mejor relación calidad-precio que los bienes existentes.

Por lo tanto, si el índice de precios omite bienes nuevos, pasa por alto una de las formas en que está mejorando el coste de vida.

Además, el precio de un bien nuevo suele ser más alto cuando se introduce por primera vez y luego disminuye con el tiempo. Si el nuevo bien no se incluye en el IPC durante algunos años, hasta que su precio ya sea más bajo, es posible que el IPC no cuente por completo esta disminución de precio.

¿Cómo miden los gobiernos el IPC?

Cuando, por ejemplo, la oficina de Estadísticas Laborales de EEUU (BLS) calcula el Índice de Precios al Consumidor, la primera tarea es decidir una cesta de la compra sea representativa del hogar promedio.

Para ello, se utiliza la encuesta de gastos del consumidor, una encuesta nacional de aproximadamente 7.000 hogares, que proporciona información detallada sobre los hábitos de gasto. Los estadísticos dividen los gastos de los consumidores en ocho grupos principales (que se muestran a continuación), que a su vez se dividen en más de 200 categorías de artículos individuales.

Para cada una de las 200 partidas de gastos individuales, el BLS elige varios cientos de ejemplos muy específicos de esa partida y examina los precios de esos ejemplos. Al determinar el elemento «cereal para el desayuno» en la categoría general de «alimentos y bebidas», el BLS elige varios cientos de ejemplos de cereales para el desayuno.

La cesta de bienes en el Índice de Precios al Consumidor consta, por tanto, de unos 80.000 productos; es decir, varios cientos de productos específicos en más de 200 categorías amplias de artículos. Los estadísticos rotan aproximadamente una cuarta parte de estos 80.000 productos específicos de la muestra cada año y los reemplazan con un conjunto diferente de productos.

El siguiente paso es recopilar datos sobre precios. Los recolectores de datos visitan o llaman a cerca de 23,000 tiendas en 87 áreas urbanas en todo Estados Unidos cada mes para recolectar los precios de estos 80,000 productos específicos. El BLS también realiza una encuesta a 50.000 propietarios o inquilinos para recopilar información sobre los alquileres, incluidos los de las oficinas más caras del mundo.

Luego, calculan el Índice de Precios al Consumidor tomando los 80,000 precios de productos individuales y combinándolos, usando ponderaciones determinadas por las cantidades de estos productos que las personas compran y teniendo en cuenta factores como la sustitución entre bienes y mejoras de calidad, en índices de precios para los 200 artículos en total.

A continuación combinan los índices de precios de los 200 artículos en un Índice de Precios al Consumidor general.

Las ocho categorías principales del índice de precios al consumidor

  • Alimentos y bebidas (cereales para el desayuno, leche, café, pollo, vino, comidas de servicio completo y bocadillos, …)
  • Vivienda (costo de la vivienda para el inquilino, costo de la vivienda para el propietario, electricidad, gas, carbón, muebles de dormitorio, …)
  • Ropa (camisas y suéteres para hombres, vestidos para mujeres, joyas, …)
  • Transporte (vehículos nuevos, tarifas aéreas, gasolina, seguro de vehículos de motor, …)
  • Atención médica (medicamentos recetados y suministros médicos, servicios médicos, gafas y atención oftalmológica, servicios hospitalarios, …)
  • Recreación (televisores, televisión por cable, mascotas y productos para mascotas, equipos deportivos, admisiones, …)
  • Educación y comunicación (matrícula universitaria, gastos de envío, servicios telefónicos, software y accesorios informáticos, …)
  • Otros bienes y servicios (tabaco y productos para fumar, cortes de cabello y otros servicios personales, gastos funerarios, …)

La ponderación de los componentes del IPC

De las ocho categorías utilizadas para generar el Índice de Precios al Consumidor, la vivienda es la más alta con 42,7%. La siguiente categoría más alta, alimentos y bebidas con un 15,3%, tiene menos de la mitad del tamaño de la de viviendas. Otros bienes y servicios, y prendas de vestir, son los más bajos con 3.4% y 3.3%, respectivamente.

De esta manera, los economistas tienen una mejor idea de las tendencias subyacentes en los precios que afectan el costo de vida.

Ejemplos de variables excluidas podrían ser los precios de la energía o electricidad y los alimentos, que pueden variar de un mes a otro debido al clima. Según un artículo de Kent Bernhard, durante el huracán Katrina en 2005, un punto clave de suministro de gasolina del país casi se destruyó.

Los precios de la gasolina se dispararon rápidamente en todo el país. En este caso, el IPC de ese mes registraría el cambio como un evento de coste de vida para los hogares, pero el índice de inflación subyacente se mantendría sin cambios. Como resultado, las decisiones de la Reserva Federal sobre las tasas de interés no se verían influenciadas. De manera similar, las sequías pueden causar picos mundiales en los precios de los alimentos que, si son temporales,no afectan la capacidad económica de la nación.

En resumen, tanto el IPC como el índice de inflación subyacente son importantes, pero atienden a diferentes públicos. El IPC ayuda a los hogares a comprender su costo de vida general de un mes a otro, mientras que el índice de inflación subyacente es un indicador preferido para realizar cambios importantes en las políticas gubernamentales.


Soluciones prácticas para la sustitución y los sesgos de calidad / nuevos bienes

Si el índice de precios al consumidor no cumple el propósito deseado, entonces se puede atender a otro tipo de índices por grupos de interés. Por ejemplo para grupos particulares como los ancianos o los pobres, algunos para diferentes áreas geográficas y algunos para ciertas categorías amplias de bienes como alimentos o vivienda.

Podemos desglosar el IPC en índices de precios para diferentes industrias, productos básicos y etapas de procesamiento (como productos terminados, bienes intermedios o materiales crudos para su posterior procesamiento).

Existe un Índice de Precios Internacionales basado en los precios de las mercancías que se exportan o importan. Un índice de costes de empleo mide la inflación salarial en el mercado laboral.

El deflactor del PIB, que mide la Oficina de Análisis Económico, es un índice de precios que incluye todos los componentes del PIB (es decir, consumo + inversión + gobierno + exportaciones – importaciones).

¿Cuál es la mejor medida de inflación?

Si uno está interesado en la medida más precisa de la inflación, debe utilizar el deflactor del PIB, ya que recoge los precios de los bienes y servicios producidos. Sin embargo, no es una buena medida del coste de vida, ya que incluye precios de muchos productos que no compran los hogares (por ejemplo, aviones, camiones de bomberos, edificios de fábricas, complejos de oficinas y excavadoras).

Si se desea la medida más precisa de la inflación en su impacto en los hogares, se debe utilizar el IPC, ya que solo recoge los precios de los productos comprados por los hogares.

Otras Preguntas Frecuentes

  • ¿Cómo medir los cambios en el coste de vida introdujo varios índices de precios diferentes?. ¿Qué índice de precios sería mejor utilizar para ajustar su sueldo por inflación?

Dado que el IPC mide los precios de los bienes y servicios comprados por el consumidor urbano típico, mide los precios de las cosas que la gente compra con su salario. Por esa razón, el IPC sería el mejor índice de precios a utilizar para este propósito.

  • El índice de precios al consumidor está sujeto al sesgo de sustitución y al sesgo de calidad / bienes nuevos. ¿El índice de precios al productor y el deflactor del PIB también están sujetos a estos sesgos? ¿Por qué o por qué no?

El PPI está sujeto a esos sesgos esencialmente por las mismas razones que el IPC. El deflactor del PIB recoge los precios de lo que realmente se compra ese año, por lo que no hay sesgos. Esa es la ventaja de utilizar el deflactor del PIB sobre el IPC.

Otras reflexiones y preguntas que hacerse

  • ¿Por qué surge el “sesgo de sustitución” si calculamos la tasa de inflación en base a una cesta fija de bienes?
  • Dado el déficit del presupuesto estatal en los últimos años, algunos economistas han argumentado que al ajustar los pagos del Seguro Social por inflación usando el IPC, el Seguro Social está pagando en exceso a los beneficiarios. ¿Cuál es su argumento y estás de acuerdo o en desacuerdo con él?
  • ¿Por qué el deflactor del PIB no es una medida precisa de la inflación, ya que afecta a un hogar?
  • Imagina que los estadísticos del gobierno que calculan la tasa de inflación han estado actualizando la cesta básica de bienes una vez cada 10 años, pero ahora deciden actualizarla cada cinco años. ¿Cómo afectará este cambio la cantidad de sesgo de sustitución y el sesgo de calidad / bienes nuevos?

Por concluir, tanto si eres un nómada digital que está buscando viajar por el mundo y por Europa mientras vives y trabajas o quieres jubilarte en una isla, harás bien en planificar teniendo en cuenta nuestra lista y todos los factores mencionados, y adaptarla a tu situación personal.

 

Sobre Lujoteras 73 artículos
Más de 15 años trabajando en las entrañas del e-commerce, los viajes, el lujo y la tecnología. Escribiendo para Todolujo.com todo tipo de artículos relacionados con el lujo asequible, los servicios exclusivos, los productos tecnológicos y piezas de moda más demandadas, así como las últimas tendencias en ropa y accesorios tanto lujosos como réplicas en España, Asia, Estados Unidos y México.